Área Salud

Ante cualquier tipo de problema físico es fundamental la ATENCIÓN MÉDICA 
 
¿Sabías que?... 
 
Las personas con alteraciones emocionales presentan más problemas físicos de carácter crónico
Las personas con trastornos de ansiedad tienen mayor probabilidad de padecer una enfermedad médica

Diabetes

El apoyo psicológico puede ayudarte a...

 

  1. Afrontar la enfermedad: recibir un diagnóstico de diabetes puede ir acompañado de sentimientos de duda y desconcierto. Un entrenamiento en habiliades de afrontamiento, habilidades sociales, solución de problemas... puede beneficiar, sin duda, a la calidad de vida del paciente, promoviendo la adaptación a la enfermedad y previniendo futuros periodos de crisis. 
  2. Desarrollar adherencia al tratamiento: Factor muy importante, especialmente en esta enfermeda, ¿cumplimos con el tratamiento médico? 
  3. Control de las hipoglucemias: el miedo a las hipoglucemias es característico en todas las edades, de adultos a niños pasando por los adolescentes. Desarrollar un correcto autocontrol glucémico es fundamental, por lo que un entrenamiento en señales externas que nos indiquen las variaciones de glucosa en sangre mejorará nuestras calidad de vida reportanto sensación de control y tranquilidad en nuestro día a día.
  4. Programas de reducción de peso para paciente de diabetes tipo II. En estos casos la dieta es una parte fundamental del tratamiento. 

Dolor crónico

Lupus eritematoso, fibromialgia, artritis reumatoide, espondilitis anquilosante... son algunas de las enfermedades que pueden cursar con dolor crónico, enfermedades conocidas como musculoesqueléticas o reumatológicas. También característico de cefaleas y migrañas. 

Disponer de apoyo psicológico puede ayudar a...

  1. Reducir niveles de dolor                                
  2. Reducir niveles de discapacidad         
  3. Manejar emociones negativas, que afectan a los síntomas de la enfermedad.                       

Las técnicas de relajación, la sugestión, hipnosis (muy recomendada en estos casos), reestructuración de pensamientos negativos, entrenamiento en solución de problemas... son algunas de las técnicas que mejor funcionan en estos casos, considerando siempre las necesidades de cada personas. 

 

Cardiovasculares

Si padeces una enferemedad o una alteración cardiovascular... ¿Cuándo es conveniente acudir a un psicólogo?

 

  1. Si piensas que emociones negativas como la ansiedad, la tristeza o la ira, entre otras, interfieren de forma relevante en tu vida. Por ejemplo, la ira, que es una emoción muy vinculada a la hipertensión, a la angina de pecho y al infarto de miocardio o la ansiedad, que incrementa el riesgo de infarto en personas que padecen enfermedades cardiovasculares. 
  2. Normalmente, el personal médico te recomienda un cambio de hábitos. Si lo has intentado pero no consigues lograrlo o mantener el cambio en el tiempo (cambio en la alimentación, ejercicio físico, abandonar el tabaco...), la terapia psicológica puede dotarte de las herramientas necesarias para logarlo 

¡Tu corazón está en tus manos!

 

Enfermedades Dermatológicas

 
Sudoración excesiva, urticaria, dematitis, alopecia, acné, psoriasis... son algunas de las enfermedades dermatológicas que se relacionan con factores psicológicos. 
 
Recurrir a un profesional de la psicología te ayudará a:
 
  1. Reducir los síntomas de la enfemedad
  2. Adquirir estrategias para manejar el estrés
  3. Manejar emociones negativas, como la ansiedad, la ira o la tristeza. 
  4. Entrenamiento en hábitos saludables, identificación de hábitos no saludables

Estas estrategias, entre otras, pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida y aumentar la sensación de control. Todos somos diferentes, por lo que los tratamientos psicológicos no son un esquema A-B-C que sirvan para todos por igual, cada uno de nosotros tiene necesidades distintas y estas son las que se abordarán a lo largo de una terapia. 

 

Enfermedades Respiratorias

El asma (principalmente en edad infantil) y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica -EPOC son las dos principales enfermedades respiratorias de carácter crónico.
 
Con respecto a la primera, el asma, el trabajo con los padres el fundamental; vencer sus propios miedos y fomentar la autonomía y la asunción de responsabilidad del niño es una parte del trabajo muy importante. Gestionar las emociones que pueden generar una crisis, como la ira o la ansiedad, y manejar la tristeza, muy presente en enfermedades crónicas es sólo parte de los objetivos que con frecuencia se pautan en una terapia de este tipo. 
 
En el caso del EPOC, centramos gran parte de la atención en los hábitos de vida saludable, el abandono del tabaco es uno de los más importantes. 
 

 

Infertilidad

Se considera que una pareja o una persona tiene problemas de fertilidad cuando ha mantenido relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos, durante un año, y el embarazo no es completado. 
 
¿En qué puede beneficiar la terapia psicológica?
Fase diagnóstico de infertilidad: Trabajar las emociones asociadas y prevenir desajustes emocionales
Fase tratamiento de fertilidad: Manejo de la ansiedad (ante pruebas médicas y resultados)
                                                       Entrenamiento en toma de decisiones 
                                                       Fomentar la comunicación con la pareja, la familia, el personal médico...
 
Son algunos de los objetivos que se abordan en estos casos, considerando siempre las necesidades de cada persona o pareja. El objetivo principal es siempre el de mejorar la calidad de vida de las personas con las que trabajamos. 
 

Problemas Gastrointestinales

Las ulceras, gastritis y el síndrome de colon irritable son las principales alteraciones por las que las personas acuden a un psicólogo. 
 
Reducir síntomas como el dolor o la diarrea, son objetivos de la terapia psicológica. A través de la relajación y el manejo de emociones podemos trabajar en ello.
 
Reducir la atención que dirijimos a la presencia de los síntomas 
 
Manejo de pensamientos, es frecuente la presencia de pensamientos negativos que anticipan y catastrofizan las situaciones
 
Estos son algunos de los objetivos que se plantean en las terapias que abordan este tipo de problmática, por supuesto y como siempre, teniendo en cuenta las diferencias individuales. Cada persona es única, por lo que su tratamiento psicológico también debe serlo.
 

Obesidad

Según la Organización Mundial de la Salud, el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. 
 
Este tipo de terapia también está indicada para aquellas personas que tienen la sensación de llevar toda la vida a dieta, consiguiendo en ocasiones sus objetivos pero con grandes dificultades para mantenerlo en el tiempo. 
 
¿En qué puede ayudarte un tratamiento psicológico?
 
Potenciar la motivación y generar hábitos saludables que sean sostenibles (alimentación y ejercicio físico).
Estabilizar el estado de ánimo y manejar la ansiedad que produce los atracones. 
Técnicas de solución de problemas y entrenamiento en habilidades sociales. 
Trabajar el sentimiento de que eres capaz: autoestima, autocontrol, autoconcepto, autoeficacia...
Manejar la insatisfacción corporal, la culpa y la vergüenza si fuera necesario. 
 
Si puedes aprender a cambiarlo... ¿Por qué te vas a conformar?
 

Oncología 

Cierto es que una enfermedad como esta no se puede cambiar. Pero para ser justos, también es cierto que podemos tomar pequeñas decisiones, pequeñas desiciones que pueden marcar el rumbo de todo. Podemos decidir cómo llevaremos el proceso, desde la resignación y el sufrimiento o desde la acepción y la búsqueda de soluciones y alternativas. Son dos opciones muy diferentes con resultados opuestos. 
 
La aparición de pensamientos negativos de tipo "todo está perdido" "¿qué he hecho mal?" o "¿por qué a mi?", de taquicardias, molestias gástricas, cansancio... son frecuentes en el curso de las enfermedades oncológicas, p`roduciendo un cambio en nuestra forma de actuar nuestro estado emocional.
 
Una de cada cuatro personas diagnosticadas de cáncer sufre depresión. Una depresión con tratamiento eficaz contribuirá a la mejora de la enfermedad oncológica.

 

¿En qué puede ayudarte un tratamiento psicológico?

Entrenamiento en técnicas que favorezcan el manejo de emociones, que surgirán en el proceso de la enfermedad, y en estrategias de afrontamiento eficaces. 

Habilidades de comunicación para poner en práctica con la familia y el personal médico. 

Favorecer la aceptación y la búsqueda de soluciones ante la enfermedad y los cambios corporales que sucedan.

Puedes hacer mucho por ti. 

¡Ponte a ello!